Pañales de tela

Primer pedido de pañales de tela on line. Por el precio de 1 aqui compré 5+10 en China. No hay derecho!
Quiero colores para este verano.
Cansada y asqueada del olor de los descartables.
Deseando que JM decida hacer pichi siempre en la pelela o en el baño, y abrace con fuerza esa independencia que lo caracteriza. Que a veces nos agota, pero que nos hace crecer a todos.
De los pañales: como me dijo on line una colega, si elegimos para nosotras la opción ecológica, por que a nuestros peques les ponemos esos gelcitos tan monos que huelen tan mal?

Y no siempre tan feliz

El embarazo debería ser el mejor tiempo, el más feliz, pero no siempre es asi. y si las madres generamos y nos auto-generamos complejos de culpa, no ser completamente felices debe ser de los mas comunes.
Por distintas causas las hormonas pueden no ser suficientes para estar en la burbuja rosa.
El segundo embarazo de por si es menos rosa, y mas transparente la burbuja. Se sabe lo que se viene y se puede preparar una para eso. O no.
Nos cayó el balde de agua fría hace unas semanas y yo sigo llorando algunas lagrimas por día. Algunas para adentro, algunas para afuera.
Mas cerca de la fecha donde ya no hay mas que mirar para adelante, me gustaría tener algunas certezas mas, pero no es así. Y las que voy dejando que lleguen me traen mas lagrimas.
No se como va a ser esta venida al mundo de mi hijo. No puedo ya hablar de parto con la soltura que lo hacia.
El “como haberte parido” se me va a quedar en los labios con uno más.
Ya no es cuestión de fuerza de mujer para poder parir después de una cesárea. Es dejar las cosas ser, como tengan que ser, aunque sea a pesar mio. A pesar de mis deseos y sueños.
El parto que soñaba no puede ser. Y eso es así.
La forma de venir al mundo de este hijo, será como tenga que ser, y de ahi a aprender.
Ahora será que el desafío es el postparto. Ese puerperio me espera.
Pero no va a ser un puerperio gris, por que ya el rosa de ahora no es tan brillante como para encandilar y dejar todo lo de luego tan sucio y sin color.

Parejas, familias, elecciones

Estas cosas me dejan pensando. Tengo varias amigas que se separaron con niños chicos, las he visto sufrir, reconciliarse, dudar, sacar adelante a sus críos, en fin. Es difícil criar, en pareja y sola. Conciliar, venimos de crianzas diferentes. Costumbres y creencias distintas. Pero, antes de decidir tener un hijo con esa persona ¿nos damos cuenta de lo distintos y distantes que podemos estar en ese aspecto? En ese mirar para adentro que me parece siempre necesario, ¿somos conscientes de que al entablar una relación, lo hacemos también con la familia de nuestro compañero, y que de ahí podemos sacar mucha información? No es necesario llegar a la separación, cuando ya vemos que el vinculo es irrecuperable para ver estas diferencias. En cada dialogo o discusión que suscite la crianza y los distintos puntos de vista, esto se hará evidente.
Lo que veo y me preocupa es cuando esas personas se desayunan de lo “mal tipo” que es el padre de los hijos, o “de lo yegua” que es la madre de los nenes al separarse. La gente no muta en 180° como para no haber venido venir ciertas cosas. ¿O si? ¿O me estoy perdiendo algo?
Yo puedo hablar por mi, despues de tener a mi hijo en brazos, pasando el puerperio, y por haber pasado por el, puedo decir que muchas de mis creencias y teorías PRE-mamá cambiaron, se modificaron y aprendí mucho. Cosas que pensé que sabía no las sabía y otras de las que estaba convencida las tuve que desaprender y empece a creer, en algunos casos, lo contrario.
Cuando veo a las parejas separadas hablar pestes de su ex-compañer@, me pregunto ¿y cómo era esa persona antes del hijo?¿Por que elegiste tener un hijo con el/ella, entonces?

Había una vez…

Aprender por el camino difícil. ¿Porque ir por el trillo si podemos hacer uno nuevo? Y en eso estamos. Y estoy cansada y decepcionada, y triste, e ilusionada. Todo junto y varias veces al día.

Elegimos una familia de varios lados, un marido extranjero, una hijo mitad y mitad, y ahora la extranjera voy a ser yo.

Aprender un nuevo idioma, dejar atrás muchas cosas, renovar, soltar, empezar de nuevo y volver a elegir. Pero hay días que estoy triste, y que siento miedo, y cuando estoy sola es peor.

Y cuando, además, estoy cuidando a JM y me entran esos pensamientos de que no tengo la menor idea de como se cria a un niño, peor.

A veces me gustaría que fuera un cuento de hadas, donde todo termina lindo, comiendo perdices y fueron felices. Pero justamente lo que nadie te cuenta es que cuando el cuento acaba, la vida empieza. A lo mejor con perdices, a lo mejor con asado y ensalada rusa, o con fideos con queso. Y seguro con días de dudas, de rutina, de no saber que cocinar. La princesa despeinada y el príncipe con agujeros en los calzoncillos.

 

Limites: ¿a quien?

Placita del barrio: niño de unos 4 años se hamaca. Niño de 1 y medio corre a a las hamacas y antes de llegar a una libre el mas grande se la gana. Al rato niños de 12, 13 años llegan corriendo y gritando, y en tanto movimiento tiran al de 4 de la hamaca. El se va, vuelve recién cuando los grandes se fueron. Me acerco y le pregunto “Te tiraron?, por eso está bueno no atacar al mas chico (débil), porque viene uno mas grande y te hace lo mismo. Hay que cuidar a los mas chicos” Me contesta su hermana (6 años?) “Si, por eso cuando te pegan vos los empujas”. Perfecto ejemplo de lo que NO quiero que aprenda mi hijo. Al que piense que porque no me metí con los adolescentes: porque la madre de esos niños estaba mas cerca que yo y siguió tomando mate y charlando como si nada, porque el adulto referente de los adolescentes (profe de gimnasia) estaba ahí y tampoco se metió, y porque andaba atrás de mi hijo el de año y medio, al que si quiero educar en algo diferente. ¿Por donde se empieza si no es por casa?