Y no siempre tan feliz

El embarazo debería ser el mejor tiempo, el más feliz, pero no siempre es asi. y si las madres generamos y nos auto-generamos complejos de culpa, no ser completamente felices debe ser de los mas comunes.
Por distintas causas las hormonas pueden no ser suficientes para estar en la burbuja rosa.
El segundo embarazo de por si es menos rosa, y mas transparente la burbuja. Se sabe lo que se viene y se puede preparar una para eso. O no.
Nos cayó el balde de agua fría hace unas semanas y yo sigo llorando algunas lagrimas por día. Algunas para adentro, algunas para afuera.
Mas cerca de la fecha donde ya no hay mas que mirar para adelante, me gustaría tener algunas certezas mas, pero no es así. Y las que voy dejando que lleguen me traen mas lagrimas.
No se como va a ser esta venida al mundo de mi hijo. No puedo ya hablar de parto con la soltura que lo hacia.
El “como haberte parido” se me va a quedar en los labios con uno más.
Ya no es cuestión de fuerza de mujer para poder parir después de una cesárea. Es dejar las cosas ser, como tengan que ser, aunque sea a pesar mio. A pesar de mis deseos y sueños.
El parto que soñaba no puede ser. Y eso es así.
La forma de venir al mundo de este hijo, será como tenga que ser, y de ahi a aprender.
Ahora será que el desafío es el postparto. Ese puerperio me espera.
Pero no va a ser un puerperio gris, por que ya el rosa de ahora no es tan brillante como para encandilar y dejar todo lo de luego tan sucio y sin color.

Anuncios

2 pensamientos en “Y no siempre tan feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s